Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE DICIEMBRE DE 1651

GACETA MILITAR

El frío tiene bastante paralizada la campaña militar. Cael de Rouen, aún en el frente, se calienta como puede en el acuartelamiento. Está helado, pero contento: gracias a un brillante ataque sorpresa que urdió hace un par de días, ha obtenido una doble mención en la Orden, y se rumorea que hasta es posible que Su Majestad le conceda un título nobiliario. Sacude con un palo las brasas para avivar el fuego mientras piensa que, cuando vuelva a París, las cosas le empezarán a ir mucho mejor.

* * *

ECOS DE SOCIEDAD

Primera semana

En un rincón de Le Crapaud et l'Apricot, André du Guerrier mataba el aburrimiento intentando infructuosamente dialogar con su jarra de cerveza.

-Realmente, qué muerto está esto en invierno... Parece que a la gente le dé pereza salir a la calle. Creo que tendré que hacer algo al respecto -y aquí su rostro se iluminó-. ¡Voy a organizar una fiesta de fin de año! Necesitaré un poco de tiempo, así que mejor empezar ahora.

Súbitamente animado, se levantó de su asiento y se dirigió a la puerta del almacén, donde sabía que el dueño tenía una pequeña mesa donde pasaba las horas muertas haciendo solitarios con las cartas. Evidentemente necesitaría su colaboración...

* * *

Mientras tanto o, mejor dicho, un poco más tarde, en el Théatre Royale, la obra acababa de finalizar, y Pierre Dubois, acompañado de su dama, se dirigió a la puerta principal. Allí, entre la riada de gente saliendo, se encontró con Alexandre de l'Oie.

-Vaya, monsieur, qué coincidencia. ¿Qué os ha parecido la obra?

-Interesante, sólo interesante. Las he visto mejores, pero me ha entretenido y no me ha desagradado en absoluto. Pero ahora me apetece cambiar de aires y tomar una jarra de vino en les Tuiles Bleues. ¿Os apetece acompañarme, a vos y a vuestra dama? Es muy posible que encontremos a Armand de Tourbillon por allí...

-¿Ahora? El club ya estará más que cerrado, mon ami. Creo que la obra os ha gustado más de lo que creéis, porque os ha hecho obviar el paso del tiempo -repuso Pierre Dubois con una sonrisa-. Además, dudo que encontrarais allí al coronel Tourbillon, incluso yendo más pronto: Se ha empeñado en convertir al 27º de Mosqueteros en un Regimiento de élite, y tiene a todos sus hombres entrenando y practicando esgrima y formación de disparo por secciones todo el día, de sol a sol. Sin embargo, cabe decir que él es el primero en dar ejemplo a sus hombres participando en todos los ejercicios, y cuando llega la noche acaba tan agotado como ellos.

En aquel momento, como para dar la razón a Pierre Dubois, se oyeron a lo lejos las campanas de Notre Dame dando la hora.

-Vaya, es cierto, es tardísimo -se sorprendió De l'Oie-. Pues no os entretengo más, ya que debéis devolver a esta bella dama a su casa a una hora decente. ¡Saludos! A vuestros pies, mademoiselle...

* * *


Segunda semana

Armand de Tourbillon habría preferido continuar entrenando a su Regimiento, pero otras obligaciones lo apartaron de tal empeño. Cumpliendo con un deseo de Isabel d'Artois, acudió con ella al teatro, para ver una tragedia muy del gusto de su amada. Mientras se alzaba el telón, Tourbillon rememoraba con añoranza los días que pasó disfrazado de Arlequín, jugando a espía en el frente. ¡Qué tiempos aquellos! Pero poco duró su nostalgia pues, muy a su pesar, se vio inmerso al poco tiempo en la cautivadora trama argumental de la obra.

Mientras Armand de Tourbillon abandonaba temporalmente la vida regimental, Pierre Dubois volvía a ella, si bien de forma, digamos, poco intensa. Lo que hizo el coronel de los Coraceros fue invitar a los jefes y oficiales de su Regimiento a una fiesta privada en Les Tuiles Bleues, sin que hayan trascendido detalles de la misma.

Tercera semana

Armand de Tourbillon estaba nervioso. No era para menos: había citado al señor Marcel d'Artois, padre de su amada Isabelle, para cenar en el club. Había previsto hasta el más mínimo detalle para impresionarlo: unas botellas del mejor vino, las mejores viandas, y un regalo especial: una pipa de espuma de mar. Cuando el severo gentilhombre se presentó en el club, lanzó una mirada desconfiada a su alrededor, pero no pudo evitar que su rostro se dulcificara un tanto cuando vio la mesa puesta con todo lujo de detalles.

-Bien, jovencito. Ya que os he dado la confianza para rondar a mi hija, no veo porqué no puedo dárosla para hablar de negocios. ¿Cuál es vuestra propuesta?

* * *

Los pasillos del Ministerio de la Guerra ya no tienen secretos para Jacques de la Touche. Los ha estado pateando durante toda la semana. Hasta los conserjes lo conocen ya por su nombre. Pero, finalmente, parece que sus cuitas van a tener premio: su idea, su proyecto, va a ser una realidad. Nos ha pedido que no lo revelemos, ya que será él mismo quien lo haga cuando lo crea oportuno.

En Notre Dame hace frío. Mucho frío. Esto ha hecho que la misa de Navidad, otros años brillante y concurrida, se vea un poco desangelada al estar la nave central de la Catedral medio vacía. Sin embargo, esto no ha desanimado a Pierre Dubois y a Magdalène Vien, que han asistido a la misa y después han disfrutado de una opípara cena.

* * *

Cuarta semana

Y llega, finalmente, la conclusión de este año de 1651 y, con ella, la fiesta que André du Guerrier ha pasado casi todo el mes organizando. Orquesta, excelente vino, comida en abundancia... sólo faltan los invitados. Du Guerrier está nervioso, pensando si no habrá invertido todo ese tiempo y dinero para nada. Pero sus temores se disipan en poco tiempo cuando van llegando los invitados: Alexandre de l'Oie, Armand de Tourbillon, Jacques de la Touche... Y también damas, algunas acompañadas por caballeros y otras solas (con su aya, naturalmente) o en grupo. Du Guerrier es el anfitrión perfecto, participando y animando todas las conversaciones, manteniendo personalmente llenas las copas y animando a bailar a los más reticentes. A pesar de ser poco bebedor, en esta ocasión hizo una excepción y apuró una copa del vino que había preparado para el brindis de Año Nuevo.

Hubo, sin embargo, quien prefirió una celebración más tranquila: Pierre Dubois y su dama se dirigieron a Les Tuiles Bleues para disfrutar de una tranquila cena.


¡FELIZ AÑO NUEVO A TODOS!

* * *



CARGOS PARA EL MES DE ENERO
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Ministro de Estado General o Comte12 Rey
Ministro de la Guerra Tte.Gral. o Viscomte12 Rey
Rector Cura6Vicario



CARGOS PARA EL MES DE FEBRERO
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Ministro de Justicia Brigadier o Baron 8 Min.Estado
Canciller de Finanzas Brigadier o Baron 10 Min.Estado
Comis.Seguridad Publ. Coronel o Chevalier 6 Min.Estado
Maréchal de FranceGeneral o superior 12 Rey
Inspector Gral.Infant. Tte.General o superior 10 Min.Guerra
Inspec.Gral.Caballeria Tte.General o superior 12 Min.Guerra

* * *

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes, 1 de febrero de 2019, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Feliz Año nuevo y hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited