Preux et audacieux: Una partida de En Garde!®por e-mail

 

REAL CRÓNICA DE MARZO DE 1650
(Número 284)

ECOS DE SOCIEDAD

Edouard Plé ha comenzado el mes muy ocupado. Por motivos que aún no nos ha dado a conocer, el caballero de Bayeux ha ido recorriendo todos los conventos de clausura, asilos y refugios de París y sus alrededores, solicitando entrevistarse con la madre superiora o, en su caso, la rectora del refugio o asilo. Al parecer, el Mayor Plé anda buscando a una joven alta y delgada, pelirroja y de piel muy clara, tuerta del ojo derecho (podría llevar un vendaje cubriéndolo), con marcas de viruela recientes y un marcado acento del sur, con un leve tartamudeo al pronunciar las eses. La búsqueda, hasta el momento, ha resultado infructuosa, pero monsieur Plé no ceja en su empeño de encontrar a la misteriosa joven.

* * *

Mientras tanto, Ludovic Senneville también se mostraba muy ocupado, aunque de forma totalmente diferente: asistió al Théatre Royale para disfrutar de la obra, saludando efusivamente a todo aquél con quien se cruzaba, haciendo aspavientos y, en general, comportándose de manera muy análoga a la del mes pasado. Qué duda cabe de que este hombre es un entusiasta del teatro. Seguramente dará que hablar en el futuro.

* * *

Adèle Férault se encontraba en el salón de su mansión, entregada a la confección de un hermoso bordado, cuando una doncella requirió su atención, entregándole un discreto papel.

-Mademoiselle, hay un caballero en la puerta que desea veros.

-Ah. Imagino que será alguno de los caballeros que conocí el mes pasado. Avisa a Bernarde, por favor, que se reúna conmigo en el vestíbulo. Una dama no puede recibir a nadie sin su ama de compañía...

En aquel momento entró otra doncella, pero ésta venía mucho más alterada.

-¡Mademoiselle, hay dos hombres en la puerta, discutiendo acaloradamente!

-¡Oh! En ese caso, será mejor que seamos discretas. Dile a Bernarde que espere, nos divertiremos un rato...

Y, diciendo esto, dirigió sus pasos hacia la galería frontal con una pícara sonrisa en su semblante. La galería, un pasillo amplio y acristalado en uno de sus lados, discurría paralela a la fachada principal de la casa. Desde allí, con la ventaja de estar en un segundo piso, podría ver la escena desde arriba sin ser vista, siempre y cuando guardase silencio.

Y efectivamente: cuando abrió la ventana (prefirió hacerlo ella misma para evitar ruidos), pudo contemplar a dos caballeros frente a su puerta. Decir que discutían acaloradamente era una exageración ya que guardaban totalmente las formas, pero por la manera de hablar y gesticular era indudable que había diferencia de pareceres entre ellos. Pudo reconocer al instante a Courageux Ami y Antoine de Nevers, y llegó a captar parte de la conversación:

-Monsieur, si la vuestra es una simple visita de cortesía, no dudo que no os importará dejarla para otra ocasión más propicia...

-Monsieur, mi agenda está muy apretada, y no podría encontrar otro momento mejor que éste...

Al rato, la caída de la tarde y la consiguiente bajada de temperatura hizo que Adèle optase por cerrar silenciosamente la ventana y dejar a los caballeros enfrascados en su discusión. Tan pronto sepamos cómo terminó ésta, informaremos a nuestros lectores del desenlace. Suponemos que ambos llegarán a un acuerdo, ya sea con el don de la palabra o con la fuerza de la espada...

* * *

Antoine Favel, comisario de la Policía de París, miraba atónito la escena mientras se mesaba el negro bigote que adornaba su cara. No iba a ser un caso sencillo. Mentalmente seguía los pasos de los bandidos según las declaraciones de los que lo habían presenciado.


El que parecía haber visto más, aunque no era mucho, era un recién llegado llamado Jacques de la Touche. Éste comentó que esperaba realizar un pago de unos caballos que había adquirido a Monsieur Hullin, ya que el prestamista era también el agente del mismo en París. Cuando se disponía a entrar, un carruaje negro y sin escudos paró justo delante de la entrada. Un criado mal vestido abrió la puerta del vehículo y bajó de él una pareja peculiar, con coloridas y llamativas ropas anchas: un caballero con una frondosa barba y una dama de edad avanzada, que parecía ser su madre, que se tapaba casi todo el rostro con una estola, dejando sólo los ojos, para resguardarse del frío exterior. Jacques de la Touche habría jurado que el caballero llevaba una máscara de Carnaval, cosa nada extraña en esta época del año, pero tampoco estaba seguro ya que la ancha ala del sombrero dejaba el rostro del caballero en sombras. La natural cortesía de monsieur De la Touche le hizo ceder el paso y la tanda a la anciana, que apenas lo agradeció con un gruñido suave. Ambos entraron decididos, con tanta prisa que, "seguramente de manera involuntaria", pensó el asombrado Jacques de la Touche en ese primer momento, le apartaron con asombrosa fuerza y cerraron de un golpe la puerta tras ellos.


Pero entonces comenzaron a ocurrir las cosas extrañas: en cuanto se cerró la puerta del despacho, De la Touche, desde la sala de espera, comenzó a oir fuertes ruidos y algo parecido a un porrazo seguido de un gemido sordo. De inmediato, la puerta se abrió y la extraña pareja salió corriendo a la calle y subió al carruaje, donde el criado, sentado en el pescante, hizo restallar el látigo en cuanto la anciana y su acompañante subieron a él, sin molestarse siquiera en recoger la banqueta que la anciana había utilizado para bajar y subir el desnivel de la portezuela.


Cuando un poco más tarde se pudo reanimar al prestamista, él mismo explicó al comisario cómo el hombre y la dama se personaron en el despacho, cerraron bruscamente la puerta y, cuando comenzaba a ofrecer sus cortesías a la dama, si se la podía llamar así, ésta sacó una pistola y le golpeó fuertemente con la culata, haciéndole caer rendido al suelo. Mientras recuperaba el conocimiento y la compostura, esos malandrines hijos de mil padres echaron mano de cuanto tenía en el despacho y marcharon corriendo sin que nadie lo impidiera y sin más destrozos en el local, pasando otra vez por delante de monsieur De la Touche, que no tuvo tiempo de reaccionar.


Llegados a este punto, y en vista de la gravedad de los hechos, estamos a la espera de qué decisiones tomará el Teniente General de la Policía respecto a este hecho. Pero los Secretarios Reales queremos aprovechar la ocasión para recordar otros robos famosos y sus consecuencias. A continuación les invitamos a recordar el juicio por el robo de caballos, del que se estuvo hablando durante mucho tiempo.

* * *


EL CABALLERO DEL MES

El título de Caballero del mes corresponde a:
 

Eric Wirdheim, Ch.d'H.
Por su abnegación.

EL PATÁN DEL MES

El título de Patán del mes queda
 

DESIERTO
Por un triple empate.

* * *

NOMBRAMIENTOS HABIDOS ESTE MES

  • Edmond Narcis d'Estrées ha sido nombrado Ministro del Bienestar (C06)
  • Edmond Narcis d'Estrées ha sido nombrado Ayudante General (M06)

* * *

ANUNCIOS DE PRESENTACIONES A CARGOS

  • Cael de Rouen anuncia que se presentará a Mando de División (M07).
  • Courageux Ami anuncia que se presentará a Mayor de Brigada (M15).
  • Edmond Narcis d'Estrées anuncia que se presentará a General Quartermaster (M09).
  • Edmond Narcis d'Estrées anuncia que se presentará a Mando de División (M07).
  • Edouard Plé anuncia que se presentará a Mayor de Brigada (M15).

* * *

CARGOS PARA EL MES DE ABRIL
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Jefes de DivisiónTte.General o superior 8Aide General
Aides de Ejercito Coronel 5Jefes Ejercs.
Mayores de Brigada Mayor 3Jefes Bgdas.
Quartermasters Brigadier General 6Jefes Ejercs.
Admin. diocesano Obispo 12Cardenal



CARGOS PARA EL MES DE MAYO
CargoRequisitosN.S. mínimoQuién nombra
Aides de Division Teniente Coronel 4 Jefes Divis.
Ayte. del Cardenal Obispo 12 Cardenal

* * *

FECHA LÍMITE PARA EL PRÓXIMO TURNO

El plazo de entrega del próximo turno finaliza el viernes, 5 de mayo de 2017, a la medianoche (hora española peninsular).

¡Hasta pronto!

PrincipalVolver a la página principal.


®"En Garde!" es una marca registrada de Margam Evans Limited